Los riesgos de la Rubéola en el embarazo

¿Cuáles son los riesgos que la rubéola supone para el feto?

Alrededor del 25 por ciento de los bebés cuyas madres contraen rubéola durante el primer trimestre del embarazo, nacen con uno o más defectos de nacimiento que, de manera conjunta, se denominan síndrome congénito de rubéola. Entre estos defectos se encuentran ciertos defectos de los ojos (que causan pérdida de la visión o ceguera), la pérdida de la audición, algunos defectos cardíacos, el retraso mental y, con menor frecuencia, la parálisis cerebral.

Muchos niños con síndrome congénito de rubéola demoran más tiempo en aprender a caminar y a realizar ciertas tareas, pero algunos de ellos llegan a desarrollarse plenamente y no tienen problemas.

A menudo, esta infección provoca abortos espontáneos y nacimientos de bebés sin vida. El riesgo de síndrome congénito de rubéola es de alrededor del uno por ciento cuando la madre contrae la infección durante las primeras semanas del segundo trimestre de gestación. Es raro que exista riesgo de que se produzcan defectos de nacimiento cuando la rubéola de la madre aparece después de transcurridas 20 semanas de embarazo.



Rubéola durante el embarazo
Escrito para BabyCenter en Español

¿Qué le sucedería a mi bebé si me contagiara de rubéola durante el embarazo?

Una infección de rubéola puede causar un aborto espontáneo, un nacimiento prematuro o un bebé mortinato (que nace sin vida), así como una serie de malformaciones congénitas, pero depende de cuántas semanas de embarazo tenías cuando contrajiste el virus. El riesgo es mayor durante las primeras semanas del embarazo y disminuye a medida que el embarazo avanza. Si te enfermas de rubéola durante las primeras 12 semanas del embarazo, hay una elevada posibilidad (hasta el 85 por ciento) de que tu bebé padezca el síndrome de la rubéola congénita. El índice del síndrome de rubéola congénita para bebés cuyas madres se infectan entre las semana 13 y 16 es alrededor del 54 por ciento y este porcentaje disminuye enormemente a partir de esta etapa. Después de las 20 semanas el riesgo de que la infección cause defectos congénitos en el bebé es muy pequeño.

Hay una serie de problemas graves asociados con el síndrome de rubéola congénita. Los más comunes son sordera, problemas oculares (que pueden causar ceguera), malformaciones del corazón y problemas neurológicos, como retraso mental. Pueden advertirse otros defectos en el momento del nacimiento o pueden surgir más tarde durante la infancia.



¿Qué efectos produce sobre el bebé?
El contagio de rubéola durante el embarazo puede producir el Síndrome de Rubéola Congénita (SRC) en el bebé. Los efectos sobre el embrión se presentan con mayor frecuencia y severidad cuanto más precoz sea el embarazo. El virus ataca al bebé más severamente durante el período embrionario, es decir antes de la semana 8 de gestación, pudiendo provocar ceguera, sordera, retardo mental, alteraciones cardíacas y abdominales. Después de la semana 16 habitualmente provoca alteraciones en la audición y después de la semana 18 bajan los riesgos de afección del bebé considerablemente.


Lesiones de la Rubéola según la etapa del embarazo

Embarazo menor o igual de 10 semanas (embrión)

  • Riesgo de infección embrionaria mayor del 90% 
  • Lesiones severas: síndrome de rubéola congénita en toda su extensión
  • Riesgo aumentado de muerte embrionaria y aborto

Embarazo de 11 a 12 semanas (feto)
  • Riesgo de infección fetal cercano al 50% 
  • Lesiones severas: síndrome de rubéola congénita en toda su extensión
Embarazo de 13 a 16 semanas (feto)
  • Riesgo de infección fetal cercano al 35% 
  • Lesiones discretas: casi siempre la única manifestación es la sordera

Embarazo mayor de 17 semanas (feto)
  • Riesgo de infección y lesiones fetales muy raros, no atribuibles al virus
Embarazo mayor de 36 semanas (embarazo a término)

  • La tasa de infección es alta y el bebé recién nacido, aun cuando no manifiesta las lesiones propias del SRC puede sufrir lesiones agudas compatibles con una infección generalizada: bebé enfermo, trastornos hematológicos, crecimiento visceral (hígado y bazo) pero no se describen lesiones típicas ni secuelas como ocurre con el SRC.


anun

Posted in . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Leave a Reply

Contribuyentes

Con la tecnología de Blogger.

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.